Noticias

Un estudio recientemente publicado en el Journal de la Asociación Americana del Corazón puso en conocimiento una nueva consecuencia para la salud del cambio climático. En este caso, los científicos descubrieron que el incremento de las temperaturas derivado de este fenómeno puede aumentar el número de bebés nacidos con defectos cardíacos congénitos durante los próximos 20 años.

El autor principal del estudio, Shao Lin, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Albany, en Nueva York destacó la importancia de alertar a los médicos para que prevengan a las mujeres embarazadas o que planean convertirse en madres acerca de las consecuencias no deseadas de la exposición al calor extremo. En especial, entre la tercera y la octava semana de gestación, un período clave del embarazo. 

Estos hallazgos remarcan el impacto alarmante que el cambio climático puede producir en una condición que por su complejidad puede requerir atención y seguimiento de por vida. Los estudios sugieren que el calor puede causar muerte celular o interferir con varias proteínas sensibles al calor que juegan un papel crítico en el desarrollo del feto.

Para su análisis, los expertos se basaron en las proyecciones climáticas obtenidas por la NASA y el Instituto Goddard para Estudios Espaciales. De ese modo, pudieron simular los cambios en las temperaturas máximas diarias para calcular la exposición al calor materno para las estaciones más calurosas del año.