Noticias

De acuerdo a un estudio reciente llevado a cabo por especialistas de la Clínica Mayo en los Estados Unidos, el 34% de las personas hospitalizadas por un accidente cerebrovascular (ACV) son menores de 65 años. Esto demuestra que, si bien el riesgo de padecer un ACV aumenta con la edad, no solo afecta a las personas mayores.

Los expertos resaltan 2 puntos clave que aumentan el riesgo de sufrir un ACV:

Por un lado, los factores de riesgo del estilo de vida, que incluyen:

                   Sobrepeso u obesidad

                   Sedentarismo o inactividad física

                   Beber alcohol en exceso

                   Consumo de drogas ilegales (cocaína y metanfetaminas, entre otras)

                   Consumo de cigarrillos o exposición al humo de segunda mano


Por otro lado, los factores de riesgo médicos, que incluyen:

                   Presión sanguínea alta

                   Colesterol alto

                   Diabetes

                   Apnea obstructiva del sueño

                   Enfermedades cardiovasculares (incluido el ritmo anormal)

                   Uso de hormonas (píldoras anticonceptivas, terapias hormonales con estrógeno)


Aunque el ACV es una de las principales causas de muerte y discapacidad, se puede reducir significativamente su preponderancia a través del control de las condiciones médicas existentes y desarrollando hábitos saludables, como realizar 30 minutos diarios de ejercicio, llevando una dieta rica en frutas, verduras, cereales integrales y fuentes de proteínas magras, reduciendo el consumo de alcohol y evitando el consumo de tabaco.