Noticias

De acuerdo con la Universidad Nacional Autónoma de México Campus Morelos, las semillas de los ajíes picantes (llamados localmente chiles) fruto de las plantas del género Capsicum, poseen un compuesto orgánico conocido como capsaicina que se utiliza como analgésico, anticancerígeno y antioxidante, que además protege al organismo del colesterol, lo que puede ayudar a prevenir problemas cardíacos como infartos y derrames cerebrales.

Por si fuera poco, esta clase de condimentos estimula el metabolismo y es bajo en calorías, lo que sirve para dar sabor a los platos sin aportar grasas. Además, la capsaicina es un componente común en varios medicamentos contra el cáncer.

Sin embargo, los especialistas recomiendan consumirlos con moderación, ya que su ingesta excesiva está asociada a problemas gastrointestinales como la gastritis, que puede provocar daños en órganos como el recto y el intestino grueso, con síntomas como irritación, diarrea, inflamación y dolor intenso.