Noticias

Cuando una persona padece un accidente cerebrovascular (ACV), la velocidad para reconocer los síntomas y brindarle al paciente el tratamiento correspondiente es fundamental para que aumenten sus chances de sobrevivir y evitar secuelas. Por eso, el avance de la tecnología de reconocimiento facial podría cumplir un rol muy importante para salvar vidas.

De hecho, la inteligencia artificial (IA) ya está siendo utilizada por algunos centros médicos del mundo para desarrollar aplicaciones para celulares que permitan reconocer parálisis faciales y determinar si un paciente está padeciendo un ACV. Cabe recordar que la asimetría en el rostro es uno de los principales síntomas de alerta de estos cuadros, además del entumecimiento de uno de los brazos, la dificultad para hablar o comprender, el dolor de cabeza severo y súbito y los problemas para caminar o para ver.

La idea es que esta tecnología esté disponible en ambulancias para que los socorristas puedan utilizar los celulares para analizar el rostro del paciente y pedirle que haga muecas para determinar si está sufriendo un ACV. En caso de ser así, se podrían enviar las imágenes al hospital para que los médicos estén mejor preparados y no se pierda tiempo valioso.

Además, se espera que en breve la IA permita que las máquinas puedan interpretar imágenes de estudios para detectar ACVs de forma masiva, acelerando los tiempos de diagnóstico y tratamiento que hoy requieren de personal médico especializado.