Noticias

De acuerdo a cifras provistas por la Federación Internacional de la Diabetes, existen alrededor de 380 millones de personas que viven con diabetes en el mundo actual. Pero se estima que ese número podría multiplicarse en los próximos 20 años. Esta enfermedad se ha visto favorecida por el estilo de vida moderno, donde el sedentarismo y la obesidad son moneda corriente y ponen en riesgo la salud. 

Por si fuera poco, en los últimos 15 años se ha duplicado la cifra de pacientes con diabetes que presentan enfermedades cardiovasculares. Esto se debe a que la diabetes es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular, ya que no solo afecta la pared interior de las arterias, favoreciendo el desarrollo de la arteriosclerosis, sino que además aumenta las probabilidades de padecer infartos, insuficiencias cardíacas y neuropatías. 

La diabetes es una enfermedad que se caracteriza por el aumento del nivel de glucemia como consecuencia de una falla en la secreción de insulina. A lo largo del tiempo, la hiperglucemia (el aumento sostenido de la glucosa en sangre) puede desencadenar daños en los vasos sanguíneos y los nervios que controlan al corazón. Además, las personas diabéticas tienen más probabilidades de tener niveles altos de presión arterial, triglicéridos y colesterol LDL, lo que las vuelve mucho más propensas a presentar enfermedades cardíacas.  

Por todos estos motivos, es importante que las personas con diabetes mantengan un buen control no solo de su azúcar en sangre, sino también de los factores de riesgo asociados a la enfermedad. Por eso se recomienda mantener un peso saludable mediante una dieta equilibrada, sin grasas ni excesos de hidratos de carbono, evitar el cigarrillo y el sedentarismo, realizando actividad física al menos 30 minutos al día, y seguir al pie de la letra las recomendaciones farmacológicas del médico de cabecera.